Actividad, Irradiación por la PAZ desde Urkiola, salidas del 6 y 8 de Diciembre.

Irradiación por la PAZ desde Urkiola.

Informe de la  salida a Cantabria y País Vasco

6 a 8 diciembre, 2016

 img-20161209-wa0029
                                               Montaña de Amboto- diosa Mari (1)
El día 6 de diciembre del 2016 nos reunimos 11 personas desde la mañana, en el Albergue de Salud Itaca, para trasladarnos a las cuevas de: Socueva y Coventosa en Cantabria; así después de un pequeño desayuno, nos dirigimos en tres furgonetas a Socueva.
Iniciamos el sendero, caminando desde la zona de aparcamiento y, después del ascenso por un camino de piedras, nos encontramos con la entrada de la ermita de San Juan en Socueva.
img-20161211-wa0057         img-20161209-wa0055
Allí comenzamos los trabajos con una cúpula de protección y el agradecimiento a la Madre Tierra; acto seguido visitamos la pequeña ermita que tiene una Virgen negra, lugar de gran energía telúrica. Luego se realizo un trabajo hacia los 4 puntos cardinales en el que todos participamos con diversos decretos; haciéndose desde el Este el enlace con la Montaña Sagrada de Amboto y de allí a Monte Perdido. Fue una ceremonia muy bonita acompañada de tambor y cuenco tibetano, para finalizar, cantando y bailando, como cierre de actividad. Todos sentimos que el trabajo realizado fue muy potente y que habíamos conectado con la energía del lugar. Durante este proceso, se recibió un símbolo de tres aros entrelazados, que se nos dijo significaba compromiso, y también, sentimos que el siguiente trabajo se debía comenzar desde Arrazola un pueblo al pie del Amboto, luego debíamos ir a Urkiola como habíamos programado, al principio.
Desde allí Socueva, nos dirigimos a Coventosa, una hermosa cueva de conexión que, también, está situada en Cantabria. La pendiente era más larga, pero todos llegamos a la boca de la cueva. Ocho personas bajaron y tres quedaron de apoyo en la entrada de la cueva, ya que el suelo estaba ciertamente resbaladizo. Al llegar a la zona señalada que parecía una catedral de estalactitas y estalagmitas de cuarzo, se hizo una meditación en silencio. Posteriormente, cada uno al finalizar conto su experiencia y todos juntos bajamos hasta los coches.
 img-20161209-wa0053   Cueva de Coventosa
El día 8 de diciembre, cuatro personas de las que habíamos participado el día 6 nos dirigimos a Arrazola que previamente se había visualizado como lugar del trabajo de conexión con Amboto y Monte Perdido. Hacia un día soleado pero con mucho aire, habíamos quedado en hacerlo desde la ermita de San Roque que se encuentra en las afueras, pero decidimos acercarnos al pueblo, en primer lugar, para luego ir a la ermita.
Cuando leímos el nombre del pueblo en un cartel por la carretera, un compañero del grupo dice: “Las Puertas están Abiertas” a la vez que otra compañera afirma que Luramara significa, entre otros significados, “Todos somos uno” y que el numero 77 son llaves de apertura.
El pueblo de Arrazola se encuentra a los pies del Amboto y para sorpresa nuestra, varios buitres leonados en ese momento sobrevolaban el lugar en círculo. Ensimismados les observamos durante un buen rato y cuando quisimos contarles ya eran muchos más. Finalmente, nos dirigimos a la iglesia del pueblo. Dentro se respiraba una gran paz y, al entrar, la recorrimos sintiendo la energía que hay en ella. Entre ellas, una pila bautismal llamó nuestra atención, así como el hermoso retablo de la iglesia, dando paso a que cada uno sintiera el lugar. En medio, fue recepcionada una comunicación habíamos conectado desde el altar con el retiro de un hermandad blanca al termino de la cual encontramos tallado en piedra este correspondía al símbolo recibido de tres aros entrelazados en Socueva en Cantabria y recibimos indicaciones de cómo debíamos trabajar incorporando los diversos símbolos que allí se encontraban. Uno de esos símbolos era una espiral de la que salían 4 espirales. Así nos dispusimos a trabajar para lo cual salimos y volvimos a entrar a la iglesia rodeando el centro e incorporando los símbolos.
20161208_115015            20161208_120858
Iglesia de San Miguel de Arrazola
Volvimos a recibir una comunicación “Amados sois y protegidos estáis para las tareas que os toca desarrollar”.
A continuación nos dirigimos a la ermita de San Roque desde donde hicimos el enlace de Amboto con Monte Perdido encima de un pequeño puente sobre el rió, paso seguido dejar los cristales en el rió y en un árbol cercano.
img-20161208-wa0075
En la piedra  (supuesto meteorito) al pie del Santuario de San Antonio, en Urkiola.
Después, tocaba ir a Urkiola y realizar desde allí la irradiación por la paz. ¡El viento y el frió eran de mucha más intensidad! Primero, estuvimos en una piedra, que dicen que es un meteorito, en la cual se visualizó que salía de ella un triangulo equilátero de color verde turquesa. Los tres puntos fueron conectados: la piedra desde el meteorito, la ermita de santa Apolonia y la ermita del Santo Cristo. Desde cada uno de esos lugares se irradio por la paz en el planeta haciendo hincapié en todos los lugares de poder para se generara desde ellos esa paz. Finalizándose, con una espiral de superación del propio planeta.
Como fruto de estas 2 salidas, ha surgido la iniciativa de realizar una marcha por la paz así el primer paso será una reunión en Bilbao el día 7 de enero para comenzar su planificación y organización.
20161208_115110-4
Símbolo solar muy utilizado en las puertas de los caseríos.
(1) Diosa Mari considerada la diosa madre de los vascos, “que habita en todas las cumbres de las montañas vascas, recibiendo un nombre por cada montaña… La más importante de sus moradas es la cueva de la cara este del Anboto, a la que se conoce como «Cueva de Mari»” Fuente Wikipedia.
Mari está estrechamente vinculada con las cuevas y el mundo subterráneo. Los genios y animales en los que se metamorfosea proceden según las leyendas del inframundo, lo que establece un vínculo (demasiado obvio para ignorarlo) con las expresiones artísticas y culturales de las cuevas prehistóricas del cantábrico y el Pirineo. Son indudables los paralelismos con otras culturas indígenas en las que la cueva se concibe como entrada al útero de la Madre-Tierra, lugar dónde se gestan todas las criaturas vivientes.
Fuente www. orreagafundazioa.org
Anuncios